ARTÍCULOS

Pensamientos

(mientras, entornados los ojos, el cuerpo se sacude en el último asiento del 41, después de dar una clase de actuación)


por Andrés Bazzalo



Sentir al actor.

Percibir su cuerpo en el espacio.

Sentir que piensa.

Pensar qué siente.


Usar la palabra sencilla.

Clara.

No por eso menos metafórica.

No por eso menos polisémica.

Simplificar el discurso.

Intentar con palabras cercanas y cotidianas abarcar lo complejo.

Para ampliar el conocimiento, dirigirse a su corazón, si no hay más remedio, a a su intelecto.

¿ Qué palabra le pega?

¿ Tiene miedo y necesita aliento?

¿ Está envanecido y necesita dureza?

¿ Está ciego y necesita ver?

¿ Necesita un golpe o una caricia?

¿ Un grito o un susurro casi inaudible, en el oído?


Transmitirlo de a poco todo.

Vaciarnos.

Aceptar que me supere.

Desear que se independice.

Que mañana me odie.

Que pasado me recuerde.

Y que luego me cite.

Pavada de pretensión.


Ver cómo saca lo que tiene adentro.

Cómo se desprende de lo que le sobra.

Cómo lucha contra los clishés.

Cómo trata de ser él.


Batirnos en lo estético.

Tratar de ser yo.

Procurar escucharlo totalmente.

Intentar no pensar para poder escucharlo.

Percibirlo.


Respetarme para respetarlo.

Batirnos en lo ideológico.

Luchar por ser sincero.

Reconocer el límite.

Batirnos con pasión en lo estético y en lo ideológico.

Pero alentando a ser.

Hoy padre permisivo.

Mañana cura confesor.

Pasado director autoritario.

A veces silencio enigmático.

Que piense solo.

Que decida.

Que resuelva.

Que se juegue.

Que se equivoque.

Que haga.


Que salga.

Que invente.

Que busque.

Que encuentre.

Que ensaye.

Que estrene.

Donde quiera.

Con quien quiera.

Como quiera.

Que se independice.

Que elija lo que pueda.


Mostrarle opciones.

Mostrarle que hay verdades contrapuestas que existen simultáneamente.

Mostrarle que hay distintos mundos.

Yo elijo el mío.

¿ Él...?

Tiene que elegir el suyo.


Límites y permisos.

Paciencia.

Proceso.

Pero también resultado.

Aliento.

Permisividad.

Alegría.

Posibilidad.

No hay bueno ni malo.

Despreocupación.


Trabajo.

Obsesión.

Resultado.

Talento.

Delirio.

Excitación.

Sensualidad.

Exhibicionismo.


Aburrimiento.


Entorno los ojos.

Escucho sus palabras.

Lo percibo fluctuando en el espacio.

“Profesor, usted cerró los ojos, lo ví.”

Sentir al actor, percibirlo, olerlo... oirlo...

Lo percibo.

¿ Le explico a la alumna que no necesito tener siempre los ojos abiertos?

No, no hace falta. Se va a dar cuenta.

Se da cuenta.

Sola.


El alumno / actor invade el espacio.

Si se lo gana, es todo suyo.

El espacio es de él, no mío.

Me bato a duelo si no hay más remedio.

Me pregunto ¿ qué se enseña? ¿ qué se aprende?

Todos los días.

Cada clase pienso: aprendí mucho en todos estos años de teatro.

Sin embargo, no sé nada.

¿ cómo se califica el arte?

¿ se califica?

¿ cómo se lo aprehende?


Técnicas, sistemas, métodos, “el método”, “el entrenamiento”, “lo pre - expresivo”, lo sensorial, lo emocional, las líneas de pensamientos, la línea de la emoción, línea de acciones, las acciones psicofísicas, transformadoras, la estructura dramática, la palabra en acción, la conducta, lo semiológico, los actantes, las funciones, los estilos y los géneros, la biomecáncia, los ritos, los mitos, los match de improvisación, la comedia del arte, la comedia musical o el infantil, las poéticas, el naturalismo, tan temido, la farsa, tan odiada y tan amada, la tensión, la relajación, la eutonía, la técnica de la voz, la técnica del movimiento. Que Grotowsky, que Stanislavski, que Dalcroze, que Barba, que Meyerhold, que Vajtangov, que de la Guarda, que Fernándes o Veronese, que Alezzo o Schumacher, que Bartís o no sé quién, que la vanguardia, que Tantanián y Spregelbur, que el neogrotesco, que el teatro gauchesco, que nuestras raíces, que el teatro alemán, que el antiteatro, que el teatro de la representación o el de la vivencia, el de la palabra o el de la imágen, del realismo o de otro ismo, que el clown o el kabuki, que el teatro de cámara o el de aire, que el teatro circo, que el popular o el burgués, que el teatro pobre o el teatro mortal, que el teatro sagrado, que el vodevil, que el teatro político, que el teatro por la identidad, que el callejero o el oficial, que el culto o el guarango, que el antiguo o el moderno, que el alemán o el criollo, que el grotesco o el neogrotesco o el esperpento o el absurdo o el...


Transmisión.

Evolución.

Conjunta.

Amor.

Desprendimiento.

Generosidad.


Pretensión de maestruchos: “fulanito es alumno mío” (fulanito hace años que es un actor).


Un viejo maestro que me dice: actor se nace, no se hace.

Y tiene razón.

El individuo es.

Acompaño su camino.

A despojarse para encontrarse.

¿ qué necesita?

Me pregunto.


El 41 [1] arriba a los tumbos a Independencia.[2]

Menos mal, a veces me angustian las preguntas.


Me esperan en el teatro.

Qué suerte. Es mi vida.



[1] 41: línea de colectivos (transporte público) que transita por distintos barrios de Buenos Aires.

[2] Independencia: Avenida que atraviesa Buenos Aires de este a oeste, desde el río hasta Av. de la Plata.



Andrés Bazzalo es director de teatro, profesor de actuación, puesta en escena y pedagogía teatral.


Artículo publicado originalmente en Revista Ritornello. Devenires de la Pedagogía Actoral, Año II, Nro. 3, Buenos Aires, 2002, p. 40-42


Ritornello

Espacio virtual

de Pedagogía Teatral

Ritornello

Redes Sociales

Suscribite

 

© 2023 Ritornello Revista Teatro.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now